Las cubiertas son una parte esencial de una edificación, se emplean en la parte superior de la misma y soportan las durezas que el tiempo pueda traer. Existen diversas formas de afrontar este reto, pero para elegir sabiamente debemos conocer los diferentes tipos que existen, los materiales de los que están compuestos y ser conscientes de las limitaciones de nuestro presupuesto.

Hoy nos centraremos en las cubiertas ajardinadas, como son y en qué circunstancias se utilizan.

Dependiendo de la inclinación de la estructura, podemos dividir las cubiertas en dos grupos: planas e inclinadas. Las inclinadas evidentemente tienen un grado de inclinación mayor, pero las planas también tienen un cierre levemente inclinado para evitar la falta de desagüe. Entre las cubiertas planas tenemos la cubierta invertida, en la cual el aislante protege al impermeabilizante; las catalanas para atenuar la temperatura utilizando una cámara de aire y las ajardinadas que son las que hoy nos interesan.

Las cubiertas ajardinadas son especialmente vistosas y recomendables para terrazas y azoteas, ya que sus beneficios se acrecientan en estas situaciones. Hacen una mejor gestión del espacio útil, mejoran el aislamiento, protegen contra la radiación solar y favorecen el enfriamiento gracias a la evaporación.

Una vez decidido el uso de este tipo de cubierta debemos elegir qué especies vegetales vamos a utilizar. Es importante a la hora de elegir que sean plantas con una gran capacidad de regeneración y con una mínima capacidad de crecimiento. Recomendable no más de 50 centímetros. Por su parte, la capa de sustrato que utilicemos ha de ser de un espesor mínimo que favorezca el suministro de agua, oxígeno y nutrientes para la plantación en cuestión. Manteniendo estas medidas el peso de tanto de la capa de sustrato como de la vegetación en sí, no debería superar los 120 kilos por metro cuadrado.

 

CAPAS DE LAS CUBIERTAS AJARDINADAS

A la hora de construir la cubierta deberemos tener en cuenta las capas que la misma debe tener:

  • La capa filtrante. Se sostiene sobre la capa drenante, su finalidad es impedir su obstrucción por medio de las partículas de sustrato. Esta capa se coloca a lo largo de toda la superficie que abarque la capa denante.
  • La membrana impermeabilizante necesaria y conveniente debe contar con aproximadamente 15 centímetros en su encuentro con los paramentos verticales
  • La capa drenante. La cual se coloca encima de la membrana impermeabilizante y actúa a modo de drenaje y protección mecánica. Esto asegura la eficacia de la membrana en caso de lluvia.

En ADyG somos expertos en la realización de todo tipo de obras a medida, y en concreto de proyectos que cuentan con cubiertas ajardinadas. Si estás interesado en realizar un nuevo proyecto o vivienda déjalo en manos de profesionales. ¡Te invitamos a visitar nuestra web y consultar más información! https://adyg.es/